lunes, 11 de julio de 2011

Despertar frío.




El vuelo matutino me encontró envuelta en mis sábanas pensando en ti.
Deslizo mi mano para alcanzarte y la bofetada de la realidad me recuerda que fue sólo un sueño el haber estado sumergida en tu cuerpo y haber disfrutado de tu piel.
El calendario marca en mi ventana el invierno y en la tuya un verano que me duele y ni por mas que  lo intente  no puedo torcer la sucesión de estaciones…
Si hay amores que vencen las distancias, los tiempos, las edades y la eternidades por qué el que sentimos está estancado en un pliegue profundo de un vacío oscuro y frío si son algarabías las que hay sembradas en nuestros portales pero se hacen imposibles de alcanzar…le dimos vida, creció en nosotros, vive como fuego abrazador.¿Qué es lo que hicimos mal para que se haya quedado allí sin poder, ni tú ni yo, disfrutarlo, vivirlo como tantos otros que lo han logrado? ¿Cobardía, miedo a que tanto sentir fuera mentira?
Los vuelos matutinos en mi vereda se suceden y nada escapa de la realidad para poder hacer un hueco en el tiempo y pasar a tu estación o que tú puedas cruzar a la mía…Los vuelos matutinos últimamente duelen mucho más porque se acorta el tiempo pero la distancia  física sigue igual…me envuelvo en revoloteos, renazco melodía en cada espacio del  pentagrama de tu voz dulce pero mis vuelos matutinos siguen siendo solitarios parajes en que mis sábanas son únicas testigos de lo que me haces falta…

3 comentarios:

RELTIH dijo...

DUELE SU MELANCOLÍA.
UN ABRAZO

Abuela Ciber dijo...

Te dejo cariños y el deseos de una buena semana junto a este pensamiento leído:

Lo admirable no es que existan las estrellas sino que el hombre haya podido dar cuenta de su existencia.
Anatole Francie

.

Andrés dijo...

Grato volver por aquí, un placer leerte- Un abrazo desde Canarias.