viernes, 22 de junio de 2012

Gozosamente...







Pienso en ti
y se forman en mi vientre innumerables colores tibios
 que alimentan mis sueños.
 Bordeo el desconocido abismo de tu cintura
y la quiero sin premura poder disfrutar,
aliento fresco de mis tardes, elocuencia sensible a mi paladar.
Noté que tus manos tiemblan  cuando en mis cabellos
 tus dedos tejen sueños dulces con olores cristalinos
 en los que prevalece tu sonrisa  que es refugio reformador de mis miedos…
Pienso en ti
 y se llena el cántaro de mis ojos,
emoción suave que  despierta a la vida,
brillo de mis mañanas atiborrada  de  ilusiones primaverales en pleno invierno.
Acicalé los espejos y los puse por todas las paredes
para no perder ni un instante de pasada por las quimeras acústicas
que de tus cienes confluyen,
nirvana en tu luz, 
refundo mis sueños en cada instante que piso tus cielos
con olor a madreselvas  madereras
de la  que está hecha tu sonrisa  que acuna mis ilusiones,
de la que está formada la estructura de tu voz que mece mis ideales infranqueables.
No remo en tus orillas  pero en tus senderos me quedo
  a beber de la luz que alimenta mis días,
 si fueran escarpados mas altos y menos planos
sé que me tomarías de la mano para ayudarme a seguir…
 Me nutro del misterio de  pensar en ti cada instante, flor fragante que inundas mis sentidos.

Eloisa Echeverria.




4 comentarios:

CARLOS dijo...

Bellas palabras llenas de sentimiento. Un enorme saludo y precioso tu post.

eloisa echeverria dijo...

Es un gran gusto que andes por mis letras. Abrazos fraternos para ti.

Juan José dijo...

vas tejiendo los hilos de un sentimiento y asi quedan. me ha complacido leerte por este rumbo... Un abrazo hasta alli.

Juan José

Lichazul dijo...

sigue tejieno Eloisa, que tus hilos de palabras no cesen tienen emoción y sentimiento vivo

abrazo grande grande , muchas gracias por tu huella en lo de Fernando, ha sido estimulante para esta aprendiz ver la buena acogida hacia mis creaciones